Testimonio de una Compradora Personal

Martes, 27 Mayo   

Rachel Moukala recuerda que debió desplegar tesoros de diplomacia el año pasado cuando una clienta, una ’starlette’ de Los Angeles le pidió que la ayudara a vestirse con “chic francés” para asistir al Festival de Cannes. La clienta “se cubría de joyas llamativas, exageraba con el maquillaje y creía tener así una elegancia francesa”, cuenta Rachel riendo.
Las clientas de los “compradores personales” tienen entre 30 y 60 años de edad, son actrices o esposas de diplomáticos y buscan desde un vestido de noche para una velada especial hasta la renovación completa de su guardarropa, pasando simplemente por adquirir prendas de moda sin perder tiempo en comprarlas.
Y evidentemente la demanda existe. Prueba de ello, desde hace varios años la gran tienda parisina Le Printemps propone un servicio gratuito en este sentido: varios consejeros políglotas escuchan las necesidades de la cliente que los interroga, antes de recorrer la tienda en busca de la prenda perfecta para el caso. Modas