Te Gusta el Color Fucsia Bronx NY

Lunes, 13 Octubre   

Los colores básicos se pueden permitir el lujo de ser monocromáticos. Todos hemos vestido alguna vez de blanco o de negro en su totalidad. Pero cuando se trata de colores chillones, vivos y llamativos, la cosa cambia: siempre, o casi siempre, los relegamos a un segundo plano y los empleamos a pinceladas, por dosis, y con muchísima precaución. Y es que en cuestiones de color no nos gusta ser demasiado estrafalarios.

Los ochenta trajeron debajo del brazo el abuso de los colores fluor, exceso que se apagó cuando los noventa vieron la luz, pero de vez en cuando vuelven olas de colorido que no todo el mundo aprovecha por una patología que digo yo que existirá y a la que yo llamo “fobia cromática”.

A mi personalmente los colores fuertes me entusiasman, me transmiten enegía, ganas de todo y muchísima vitalidad, y en especial el fucsia, uno de mis tonos preferidos sobre todo para el invierno porque su función en épocas de poca luz y frío es además de decorativa, terapeútica. Pero entiendo que no es color de fácil llevar, es potente y explosivo, puede hacer daño a la vista y desde luego, no es nada discreto. Por eso hoy propongo cuatro maneras de llevarlo de más a menos.


Tags: