Trajes Ecológicos

Martes, 12 Agosto   

para explicarlo mejor, una de las fibras que más cuidados necesita al momento de lavarla y plancharla es la lana. Por tener origen animal, se asemeja mucho al comportamiento de algo común en nuestra vida diaria: el cabello. Para el buen observador, el cabello se estira y se encoge siguiendo los cambios de humedad del ambiente, cuando lo moja la lluvia, cuando se lo lava, seca, peina, etc., sin mencionar lo que ocurre con la aplicación de productos químicos o de altas temperaturas, como la famosa planchita japonesa. En forma similar, la lana también se deforma, lo que hasta hace muy poco tiempo era motivo para leer en las etiquetas de cuidado de las prendas la expresión “limpiar a seco”, o sea, higienizarla utilizando productos químicos en lugar de agua.


Tags: